Hotel en Alfaz del Pi

Bienvenido a Turismo l’Alfàs

Más de 2.800 horas de sol al año y una temperatura media de 19,3 grados centígrados nos parece la mejor carta de presentación para conducirte por los rincones más representativos de esta localidad de la Costa Blanca. Nuestra ubicación estratégica junto al mar, a los pies del Parque Natural de la Serra Gelada, hacen de nosotros un enclave único en el Mediterráneo, donde destacan nuestras actividades culturales, deportivas y festivas. Si algo nos distingue en l’Alfàs del Pi es la hospitalidad de nuestras gentes. Nos gusta ser ejemplo de convivencia y, cuando decidas venir a conocernos, descubrirás por ti mismo cuál es el secreto que nos convierte en destino turístico elegido por miles de residentes de todo el planeta.

Playas de l’Alfàs del Pi

playas

Uno de los rincones más espectaculares de l’Alfàs del Pi es, sin duda, su fachada litoral. El racó de l’Albir está situado enla bahía de Altea, entre las faldas de la Serra Gelada y el imponente peñón de Ifach. Desde su particular playa de cantos rodados se puede disfrutar de una de las vistas más espectaculares de la costa alicantina. La playa de l’Albir tiene una longitud de 550 m. y sus fondos submarinos, incluidos en el espacio protegido del Parc Natural de la Serra Gelada, poseen una gran variedad de especies animales, además de una extensa pradera de Posidonia oceanica, una planta fundamental para el ecosistema marino.

Sus aguas son, por tanto, el escenario perfecto para practicar submarinismo. Otros deportes que se pueden practicar en l’Albir son windsurf, ski acuático, piragüismo o vela, además del Thai Chi y el nordic walking. Durante el verano se ofrecen cursos de kajak, buceo y de navegación náutica (PER). Para disfrutar de las vistas de la playa y de la bahía podemos recorrer el Paseo de las Estrellas, donde se homenajea a los artistas premiados durante el Festival de Cine de l’Alfàs. Al principio del paseo, cerca de los acantilados, encontramos la impresionante escultura del ancla, una obra del artista Jorge Castro.

En esta zona, donde se ubica la oficina de turismo, en verano se organizan numerosas actividades culturales, dentro de la programación del Estiu Festiu. En el paseo también tiene lugar, cada verano, la Feria de Artesanía, y para los más pequeños, existen varias zonas de ocio infantil, además de los talleres organizados en la biblio-playa.

Serra Gelada

serragelada

La Serra Gelada es una montaña que separa las bahías de Benidorm y de Altea. Es un espacio singular donde cultura y naturaleza han convivido durante siglos para configurar uno de los paisajes más espectaculares de la Comunidad Valenciana. Los numerosos valores medioambientales que posee han supuesto su protección como espacio natural en 2005.

La sierra y su entorno litoral están incluidos en el Parc Natural de la Serra Gelada, uno de los más singulares de la Comunidad Valenciana al ser el primer parque marítimo-terrestre de esta comunidad. De hecho,la mayor parte de este parque, inmerso en los términos municipales de l’Alfàs del Pi, Benidorm y Altea, pertenece al medio marino.

En la parte marítima se documenta una gran diversidad biológica, entre la que destaca la pradera de Posidonia oceanica. En la zona terrestre merece una especial atención la duna fósil colgada, formada hace más de cien mil años. La vegetación que se localiza en el parque está marcada por la diversificación de paisajes, lo que ha permitido la aparición de especies endémicas como la palomilla, el enebro de las dunas o la camariña. La condición marítima y terrestre del Parque también permite la presencia de una gran variedad de especies animales. Sin duda, el animal más significativo que acoge es el delfín mular, cuyos avistamientos en ocasiones se organizan con visitas guiadas.

La configuración actual de este espacio está marcada por la interacción entre cultura y naturaleza. Entre los numerosos elementos patrimonialesque podemos encontrar en el parque destaca el faro de l’Albir. Junto a este edificio se ubica otra estructura muy significativa declarada Bien de Interés Cultural, la torre Bombarda, una torre vigía que entre los siglos XVI-XVIII se empleó como punto de vigilancia de la costa.

Otro elemento particular es la mina de ocre que, situada en una pequeña cala, todavía conserva algunos restos de su explotación durante el siglo XIX. A estos edificios hemos de sumar los márgenes de piedra en seco, testimonios de un modo de vida que hoy se encuentra prácticamente desaparecido. También se ha de tener en cuenta el patrimonio inmaterial relacionado con este paisaje cultural, las tradiciones, los cuentos y leyendas que los más mayores de l’Alfàs  del Pi todavía guardan en su memoria.

En el Parque Natural de la Serra Gelada hay tres rutas diseñadas con diferentes grados de dificultad por las que podemos recorrer sus espectaculares paisajes. La ruta más accesible y más visitada es la del camino del Faro, una senda que
sigue el trazado del camino habilitado en 1963 para dar servicio al faro. A lo largo de esta ruta se puede disfrutar de vistas impresionantes de la bahía de Altea, con el Penyal d’Ifach al fondo.

Al mismo tiempo, se pueden conocer algunos de los valores culturales y medioambientales de la sierra descritos en los paneles interpretativos que se han dispuesto en varios puntos del camino.